'Chronicon mundi', el códice que guarda el mayor de los tesoros de la universidad española

Gente
Typography

No pasaron muchos años desde entonces cuando, entre 1230 y 1237, el canónigo Lucas de Tuy dejó constancia de su fundación en el 'Chronicon mundi', una crónica de la época que firmó a encargo de la reina Berenguela, hija del rey Alfonso VIII de Castilla, segunda esposa de Alfonso IX de León y madre de Fernando III El Santo.

Esta obra está dividida en cuatro libros. Los tres primeros recorren desde la creación, con amplia parada en los reyes godos, hasta la conquista peninsular de los pueblos árabes. Es en el cuarto tomo en el que habla de la Reconquista y donde aparece la 'constituit scholas fieri Salamanticae', tal y como recuerda el catálogo de la exposición 'Scripta. Tesoros manuscritos de la Universidad de Salamanca', una muestra que se puede ver actualmente en la Casa Museo Unamuno de Salamanca.

La copia más antigua conocida del texto de Lucas de Tuy descansa en los fondos mejor guardados de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca (USAL), un 'tesoro manuscrito' que, de manera excepcional y con motivo del octavo centenario de la fundación del Estudio Salmantino, se ha podido ver en primavera en la Biblioteca Nacional, en Madrid, y ahora en la Casa Museo Unamuno.

El volumen, testigo del origen de la Universidad en España, es un escrito sobre pergamino con letra gótica libraria a dos columnas, que procede del Colegio San Bartolomé y que pasó a formar parte de las piezas más codiciadas y representativas de los fondos de la USAL.

Tras la fundación de las escuelas de Salamanca, llegarían otras universidades a España y, ya en tiempos de los viajes a América, la USAL sirvió de ejemplo para el origen de las primeras instituciones académicas de Educación Superior en Iberoamérica, con las que muchas, a día de hoy, sigue teniendo una relación hermanada.

'SCRIPTA'

La Biblioteca Nacional de Madrid albergó durante un mes - del 4 de mayo al 4 de junio- la exposición 'Scripta. Tesoros manuscritos de la Universidad de Salamanca', una muestra con fondos "valiosísimos" que hasta el 9 de julio están en la Casa-Museo Unamuno de la Universidad de Salamanca.

Esta oportunidad, con entrada gratuita, trata de ser "un regalo a los salmantinos", quienes pueden ver en "una ocasión única" 23 manuscritos de los 2.815 que conforman la histórica colección universitaria, escogidos y organizados de manera que permiten dos niveles de lectura.

RECORRIDO POR LA HISTORIA

El recorrido se inicia con la obra que data los inicios de la Universidad de Salamanca, 'Chronicon mundi', de Lucas de Tuy, códice que contiene la primera noticia sobre la creación del Estudio salmantino en 1218.

Asimismo, 'Scripta' reconstruye la historia del manuscrito europeo, desde los códices medievales visigóticos hasta los manuscritos coetáneos de la imprenta a través de cuatro épocas: 'Los libros monásticos y el scriptorium', con códices de los siglos XI y XII copiados en ámbitos monásticos; 'Vida ciudadana, Universidades y Taller Alfonsí', con copias de la última etapa medieval; 'El humanismo y las lenguas vernáculas' cede el protagonismo a la lengua romance derivada del latín; y 'Conviviendo con la imprenta' recoge manuscritos del siglo XVI, desde "los más humildes hasta los dedicados a monarcas".

Además del recorrido histórico del libro manuscrito, 'Scripta', comisariada por Margarita Becedas, directora de la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca, incide en "las principales características de la colección salmantina, desde su variedad temática, con obras que exceden las enseñanzas universitarias de la época, o las diversas procedencias que, a lo largo de los siglos, han formado la colección, desde ejemplares adquiridos o escritos para la Universidad, a donaciones de colecciones nacidas en otras instituciones".

OTRAS OBRAS

En el Casa Museo de Unamuno se puede disfrutar también de manuscritos originales de tanto valor como 'El Libro de Buen Amor', del Arcipreste de Hita o el 'Liber mozarabicus canticorum et horarum', copiado en 1059 para la reina Sancha, esposa de Fernando I y heredado por su hija doña Urraca.

Entre los códices también destacan, entre otros, por su singularidad o valor históricos, 'Astronómico Real' (Alonso de Santa Cruz -1543-1557), traducción al castellano de un compendio de obras astronómicas inicialmente para Carlos V aunque, al demorarse, se le dedicó a Felipe II; 'Dioscórides' (de materia médica siglo XVI), copiado antes de 1499 en Corfú (Grecia) y que recoge todo el saber farmacológico de su tiempo.

Asimismo, forman parte de la muestra 'Armorial' de Steve Tamborino, que fue propiedad de Agustín de Torres, Rey de Armas de los Reyes Católicos, y es considerado como la joya de los armoriales españoles del siglo XVI al recopilar multitud de escudos de armas de diferentes personas o linajes, fundamentalmente de la zona aragonesa; la 'Exposición del libro de Job', de Fray Luis de León, que la censura silenció durante dos siglos, o 'Luz de Navegantes', de Baltasar Vellerino de Villalobos -1592-, una obra que nunca se publicó al contener información estratégica como, por ejemplo, la ubicación de las artillerías y defensas en diferentes fortificaciones y puertos.

Fuente La Información