La novela marítima es un género que no solo no decae, sino que se afianza sin perder de vista a sus clásicos. De los corsarios caribeños a los piratas informáticos, la navegación es carne de gran literatura. Babelia se hace eco este sábado de su pujanza de la mano de Justo Navarro en un texto salpicado de grandes firmas junto a sus títulos más emblemáticos: El mundo sumergido, de J. G. Ballard; Huracán en Jamaica, de Richard Hughes; Dos años al pie del mástil, de Richard Henry Dana... "El mar tiene el prestigio de la aventura, con sus aguas vivas y volubles, siempre repetidas y siempre otras, a merced de la meteorología, los bandoleros y

Yo vi una película de los Coen que se titulaba así. Yo también, pero las coincidencias con esta novela acaban ahí. Casi mejor, porque no me convenció. A mí tampoco, y eso que me encantan sus pelis. ¿Vamos a la novela o seguimos con el cine? Jonathan Lee parte de un atentado real del IRA, cometido en el Grand Hotel de Brighton en octubre de 1984 durante una convención de los conservadores, para enlazar la historia del joven terrorista con la del subdirector del centro y la de su hija, que trabaja allí de recepcionista. ¿Es policiaca? No, la bomba es solo una excusa para bucear, con cabeza y sentimiento, en el alma y las relaciones de gente

Dice que es periodista y sin embargo encaja más en el perfil de “activista de la realidad”. Hacerle preguntas resulta casi imposible. No contiene la respiración; él habla y habla con ese deje andaluz que lo caracteriza y del que es fiel defensor. “Que ya he encontrado piso, nena”, me dice antes de empezar a preguntarle con la misma pasión con la que cuenta en qué está trabajando ahora. “Hay que sacar a las mujeres transexuales de la ecuación LGTB porque esta ecuación confunde identidad sexual con orientación, y está dominada por los hombres gays que además son blancos y ricos”, arranca contundente. El ruido del teclado va marcando el ritmo

Más artículos...

Proximos Eventos