'Una columna de fuego', la tercera novela de Los pilares de la Tierra de Ken Follett llegará mañana a las librerías

Europa
Typography

El libro se publicará, tanto en formato impreso como digital, a lo largo del otoño en todo el mundo y será sin duda uno de los grandes acontecimientos editoriales de la temporada.

'Una columna de fuego', es la tercera entrega de 'Los pilares de la Tierra' y 'Un mundo sin fin', y relata la historia de Ned Willard, un espía protestante y la católica Margery Fitzgerald que lucharán por su relación en una ciudad dividida por el odio religioso del siglo XVI durante el reinado de Isabel I de Inglaterra. Mientras tanto, la monarca organiza el primer servicio secreto del país y en París, María Estuardo, reina de los escoceses y proclamada legítima soberana de Inglaterra, conspira para deshacerse de Isabel.

Al igual que en las dos obras anteriores, gran parte de la acción se sitúa en la ciudad ficticia de Kingsbridge, pero además, en esta ocasión España volverá a ser uno de los escenarios de la trama a través de la historia de Felipe II, la Armada Invencible y la manufactura de armas en Sevilla. Toledo y el Camino de Santiago ya fueron la conexión española de 'Los pilares de la Tierra' mientras que para 'Un mundo sin fin' el autor se fijó en la catedral de Santa María, de Vitoria.

Además, coincidiendo con el décimo aniversario de 'Un mundo sin fin', se han relanzado este verano dos nuevas ediciones de 'Los pilares de la Tierra', con una nueva portada, y de 'Un mundo sin fin' también con nueva cubierta y un prefacio del autor.

Los pilares de la Tierra recrea el desarrollo de la arquitectura gótica a través del priorato de Kingsbridge, está ambientado en el siglo XII e incluye pasajes durante una peregrinación a Santiago de Compostela.

'Un mundo sin fin', que fue publicado veinte años más tarde, y vendió más de un millón y medio de ejemplares en España, prosigue la historia dos siglos después de la construcción de la majestuosa catedral gótica, con el trasfondo de la peste negra, que aniquiló a la mitad de la población europea.

Fuente La Información