Hamza Yalçin, el periodista turco-sueco detenido el 3 de agosto en Barcelona en aplicación de una orden de búsqueda y captura de Ankara, teme ser ejecutado si es entregado al régimen de Erdogan. Sobre Yalçin pesan dos condenas a muerte en su país de origen y, aunque la pena capital fue abolida en Turquía en 2004, Erdogan ha amenazado repetidamente con reimplantarla.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, ha advertido este martes de que su país podría retirarse del acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 con seis grandes potencias si que Estados Unidos impone nuevas sanciones contra Teherán. En un discurso televisado en el Parlamento, ha asegurado que el regreso a la situación previa al acuerdo es posible "en un tiempo corto, no en un plazo de semanas o meses sino en días u horas".

Un supuesto militante de Estado Islámico (ISIS) acabó este domingo  con la vida de un policía turco mientras era transferido a instancias policiales, tras lo cual fue abatido por otro agente. Los hechos sucedieron en Estambul cuando el presunto yihadista fue detenido junto a otros cuatro sospechosos por agentes de la policía turca ante la sospecha de que se tratase de un comando que preparaba un atentado, según informó el canal de televisión NTV. El sospechoso en cuestión fue introducido en torno a las 22.45 hora local (21.45 hora peninsular) en un vehículo policial para ser llevado a la Dirección General de Seguridad, situada en la

Un cartel que pide solo a los judíos que se duchen antes de bañarse en la piscina de un apartotel de la estación alpina de Arosa, en Suiza, ha encendido los ánimos en Israel hasta el punto de derivar en queja formal del Gobiero ante el embajador suizo. El cartel en cuestión permaneció 24 horas en la puerta de vidrio de la zona común de la piscina en el apartotel Paradies del cantón de Los Grisones, pero la ola de protestas que provocó fue enorme, tal y como recogen varios medios locales e internacionales.

Cuesta imaginar a Nedal Mustafa, de 27 años, sorteando balas y bombas para ir a clase en la universidad del centro de Damasco cuando te lo cuenta sentado en el salón de su piso compartido del madrileño barrio de Villaverde Bajo. "Era horrible, las calles no eran seguras y tenía miedo", recuerda con un español aún rudimentario, mientras se le borra por un momento la sonrisa limpia y perenne que usa como muleta para su timidez.

Más artículos...

Proximos Eventos